Aprendí a mirarte sin ruidos;

a apreciarte sin tenerte,

a acariciarte sin manos, a hablarte sin voz.

Aprendí a diseñar pensamientos lindos,

programas avanzados

que se desplazan hacia ti.

Entendí que siempre estarás,

y que está bien.

Te limpié un cuarto en un rincón del alma

y cuando sales te saludo,

con cariño y saber.

Aprendí a tornarme invisible,

a mirarte buscándome y no aparecer.

Entendí que caminos bifurcados

existen para dos;

que amarte es respetar tu silencio,

quererme, mantener el mío.

Soñarte es compartir contigo el alma

y agradecer que me acompañes

en silencio invisible

y visible, en silencio.

Comprendí que el desapego es la mayor generosidad.

tuttysan © 2012

Lecciones de amor – poema. Foto:  Columbia River Gorge, Oregon.