Picnic - poema.

Vamos caminando hacia un llano entre las montañas, en una tarde fresca.

Llevemos una sábana para sentarnos; salmón ahumado, vino y queso crema.

Empaquemos todo en las mochilas. Caminemos y hablemos de todo y nada.

Llevemos un mini radio y descansemos; boca abajo y el cielo azul en las espaldas.

Si el ambiente está bien nos sonreiremos rodeados de lagunas y vegetación.

¡Cuánta belleza, cuánto silencio! Solo bajito una vieja canción.

Trajiste tu libro, yo traje el mío. Sentémonos en lados opuestos y leamos.

Toquémonos los pies con los dedos. Quedémonos dormidos, hace frío.

Tu libro es más interesante. Lo lees en voz alta como si fuera a un niño.

Alabo tu paciencia y tu sonrisa. Ya creo lo que dice, tú estás convencido.

Hagamos el amor a luz del día y durmamos con el cielo por cobija.

Los árboles pendencieros se guiñan los ojos; y callan, como siempre, muertos de risa.

Exploremos el lugar, tomemos fotos. O trata de pescar algo para cenar.

A lo lejos pendenciamos, se encuentran los ojos. Escuchamos en la radio: Iron & Wine.

Salgamos cuando la tarde llegue a su fin. Con el sol bajito caminemos.

Tomemos mucha agua, que tomamos mucho vino. Nos quedan dos horas de camino, parlanchín.

 © tuttysan 2007

Picnic – poema. Photo: On the way to El Mogote, Jarabacoa – Dominican Republic

Pin It on Pinterest

Shares
Share This