Te quiero bien

sin dudas, sin rencores

sin celos, ni temores;

ausente de pasiones,

e inhundada en razones.

A corazón lleno,

como se quiere lo merecido,

lo trabajado y lo ganado.

Como el valor no codiciado,

te quiero bien.

Te entiendo

como se absorbe lo estudiado,

como se estima lo cultivado.

Sin reserva,

como se conoce un suspiro,

como se valora un respiro,

como se aprecia un café.

Y al pensar en los caminos que andamos

las semillas que sembramos

que hoy nos dan fruto y placer;

me regocijo en los planes un día trazados

los obstáculos superados

y el amor que no ha de yacer.

Sin fanfarria, fuegos, ni brillo

sin bombos ni platillos

o auspicios de no se quién.

Con el tiempo aprendí a mirarte intacto

a tocar tierno y a hablar con tacto…

a no quererte más, para quererte bien.

By tuttysan © 2013

Pin It on Pinterest

Shares
Share This