No es una playa vacía,

sino el agua que está fría.

No es la neblina eterna,

sino la cama sin piernas.

No es un brujo en San Juan fumando cigarros

con velones prendidos y fotografías al revés.

No es una muñeca vudú comprada en eBay,

punzanda en tus partes

que no te deja querer.

Es el recuerdo de aquel tren que dejaste ir,

el que se fue despacio por si acaso querías montarte.

Es la sonrisa que calentaba tus tardes frías

y hacía tu casa pequeña cantar.

No son las canciones, es la falta de musa.

No son los plátanos, es la carne.

Lo que te amarga los domingos no es tu café,

es mi ausencia.

Yo no hice nada.

No busqué nada.

No tomé nada.

Tu maldición no es haberme tenido;

es quererme… y a pesar de tenerme,

tener que vivir sin mi.

By tuttysan © 2011

Tu maldicion – poema.